Select Language

F I L A N A V A L

F I L A N A V A L
CHILE


NO A LA CAZA DE LA BALLENA - NO AL MALTRATO DE LOS ANIMALES - PROTEJAMOS NUESTRA FAUNA SILVESTRE Y MARINA - CUIDEMOS EL MEDIO AMBIENTE - RECICLEMOS - CONSERVEMOS NUESTRO PATRIMONIO.
DONEMOS NUESTROS ÓRGANOS - AYUDEMOS A LAS PERSONAS DISCAPACITADAS - NO BOTEMOS BASURA A NUESTROS OCÉANOS.

MARINA MERCANTE NACIONAL




El día 26 de junio de 1818, el Director Supremo de la Nación, Libertador General Don Bernardo O"Higgins Riquelme, otorgo la primera patente de comercio marítimo al armador chileno Don Francisco Ramirez, para la operación de su buque " Jertrudis de la Fortuna ", primera nave al servicio de la Marina Mercante de Chile.
Durante el periodo de Don José Joaquín Prieto y teniendo como Ministro a Diego Portales Palazuelos, se dicta la primera Ley de Navegación. Donde se otorga al Comandante General de Marina, la administración del registro de buques nacionales, la exigencia de que sus capitanes y dotaciones sean chilenos con lo cual se impulsa la creación de una Marina Mercante Nacional.
En el año de 1848 se promulgó la ley que fijaba el Territorio Marítimo de la Republica, con 11 Gobernaciones Marítimas dependientes del Comandante General de Marina, definiendo en ella los deslindes juridiccionales para las atribuciones de las autoridades encargadas de velar por la seguridad de las naves a lo largo del litoral.
El día 21 de mayo del año 1978, se promulga la Ley de Navegación, reemplazando a la anterior que tenia más de cien años. Introduciendo nuevas e importantes concepciones jurídicas en la legislación marítima chilena y asignó nuevas funciones al Servicio del Litoral. Además entrega su actual denominación como : Dirección General del Territorio Maitímo y de Marina Mercante.
La armada de Chile, celosa guardiana y protectora de los intereses marítimos de la Nación, de los que la Marina Mercante Nacional es el mas importante, impulsó el reconocimiento y la institución del 26 de junio de cada año como el día de la Marina Mercante Nacional, el que señalara en forma perenne la fecha de inicio de una actividad que engrandece a la Patria día a día, en todas las latitudes, y en cuya recordación se amalgamaran la mística y el espíritu de cuerpo de todos aquellos que viven ligados a la majestuosa inmensidad del mar, refundiéndose en un mismo molde de aspiraciones e ideales.
Cada buque de nuestra bandera es un trozo de Chile que se desprende del costado generoso de la Patria, para llevar a los confines del mundo su cultura y su condición de raza. El fomento y la expansión de la Marina Mercante Nacional hará posible que continué cumpliéndose a cabalidad la acertada metáfora que en su obra " Tierra de Océano " señalara Benjamin Subercaseaux, al referirse a esa " otra marina, aquella que contribuye en la larga caravana de gruesos glóbulos mercantes a mantener el torrente sanguíneo de la circulación de un pueblo".



No hay comentarios:

Publicar un comentario