Select Language

F I L A N A V A L

F I L A N A V A L
CHILE


NO A LA CAZA DE LA BALLENA - NO AL MALTRATO DE LOS ANIMALES - PROTEJAMOS NUESTRA FAUNA SILVESTRE Y MARINA - CUIDEMOS EL MEDIO AMBIENTE - RECICLEMOS - CONSERVEMOS NUESTRO PATRIMONIO.
DONEMOS NUESTROS ÓRGANOS - AYUDEMOS A LAS PERSONAS DISCAPACITADAS - NO BOTEMOS BASURA A NUESTROS OCÉANOS.

SALVADOR REYES FIGUEROA




Nació el 16 de agosto de 1889 en Copiapo, escritor, periodista, diplomático chileno que perteneció a la generación de 1927, recibió el premio Nacional de Literatura en el año de 1967.
Sus estudios secundario los realizo en Antofagasta, leyó autores como Alejandro Dumas, Julio Verne, Emilio Salgairi, Walter Scott etc.
En el año de 1920 se traslada a Valparaíso donde conoció a otros escritores, y participo en la bohemia y la vida nocturna de la ciudad puerto. Dando a luz la novela " Valparaíso, puerto de nostalgia ". En el año 1921 viaja a radicarse a la capital, comenzando a escribir en la revista Zig-Zag y Hoy, y en algunos diarios, utilizando el seudónimo de Simbad.
Fundo la revista " Letras " junto a varios escritores.
Empezó su carrera diplomática por varios países como Cónsul en París, Barcelona, Londres , Roma y Haití, donde conoce a muchos escritores de renombre. En el año de 1954 viaja a la Antártida, donde escribe un libro llamado " El continente de los hombres solos ".
En el año de 1960 ingresa a la Academia Chilena de la Lengua, es designado diplomático a Turquía y aprovecha de viajar por países como India, Tailandia y Vietnam.
Fallece en Santiago el 27 de febrero de 1970 y sus cenizas fueron lanzadas al mar frente a las costas de Antofagasta, cumpliendo su ultimo deseo.
A continuación les dejo un fragmento de su poema Barco Ebrio.



Barco

El velamen

empapado en la charca de la tarde
y un marinero viejo
en la popa, fumando
tabaco de silencio.
No se acorta la estela del recuerdo
Girones de aventuras
se enredan a los mástiles
y ensangrientan la ruta.
Nostalgia..Vida...
( El cargamento
desborda en las escotillas)
El viento agita su pañuelo:
Adiós...
Adiós...
Mujeres errantes
en la tristeza de todos los mares.
Los labios cantan,
pero en los puertos
siempre las manos cortan las amarras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario