Select Language

F I L A N A V A L

F I L A N A V A L
CHILE


NO A LA CAZA DE LA BALLENA - NO AL MALTRATO DE LOS ANIMALES - PROTEJAMOS NUESTRA FAUNA SILVESTRE Y MARINA - CUIDEMOS EL MEDIO AMBIENTE - RECICLEMOS - CONSERVEMOS NUESTRO PATRIMONIO.
DONEMOS NUESTROS ÓRGANOS - AYUDEMOS A LAS PERSONAS DISCAPACITADAS - NO BOTEMOS BASURA A NUESTROS OCÉANOS.

FUSILAMIENTO DE LOS HERMANOS CARRERA



                                                                Luis Carrera Verdugo




                                              Juan José Carrera Verdugo



Bernardo Monteagudo después del desastre de Cancha Rayada, presa del miedo huyó a todo galope hacia Santiago, propagando la noticia de la muerte de San Martín y O'Higgins, sembrando el pánico en la capital e incitando a la población a emigrar a Mendoza, este a todo galope partió rumbo a Mendoza también sembró el pánico en dicha ciudad diciendo lo mismo que en Santiago, el gobernador de Mendoza Luzuriaga ordenó fortificar la ciudad y tomar todas las precauciones ya que Osorio podría atravesar la cordillera.
La llegada de la noticia a Mendoza de que los próceres estaban vivos, Monteagudo las emprendió contra José y Luis Carrera exigiendo su inmediata ejecución, pues estos serian organizadores de una conspiración republicana que darían muerte a O'Higgins y San Martín y colocar a José Miguel Carrera en el poder.
Luzuriaga nombro una comisión asesora, conformada por los letrados José Galigniani, Juan de la Cruz Vargas, y Bernardo Monteagudo, esta comisión recomendó se condenase a los hermanos Carrera por considerar plenamente probados los delitos de traición y levantamiento contra las autoridades constituidas en ambos estados. Luzuriaga tomo dicho dictamen como una sentencia y mando a ejecutar a los Carrera en un plazo de dos horas.
El día 8 de abril de 1818 a las 18:00 horas fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento cuyano, los hermano Carrera. Los cuerpos de los hermanos fueron sepultados en el Cementerio de la Caridad.




Los Hermanos Carrera se abrazan antes de ser fusilados


No hay comentarios:

Publicar un comentario